Agra: Taj Mahal y Agra Fort

La ciudad de Agra, situada en el estado de Uttar Pradesh, es mundialmente famosa por albergar una de las 7 maravillas de la humanidad: el Taj Mahal: un monumento al amor que construyó un emperador para su esposa en el Siglo XVII.
Es recomendable alojarse en Agra para ir al día siguiente a visitar el Taj Mahal con la tranquilidad de la madrugada. Agra dispone de una amplia oferta de alojamientos para todos los bolsillos. Desde alguno de ellos se llega en un paseo, pero si el viajero se aloja más lejos no tendrá problemas en ir hasta la entrada ya que
hay montones de tuk tuks que esperan por todas partes a la caza del turista.
Esta es la puerta exterior de entrada al Taj Mahal.
En la misma entrada, los hombres hacen cola por un lado y las mujeres por otra.

La entrada cuesta 750 rupias. Barata en comparación con otros lugares famosos.
Nervios ante lo que va a aparecer ante tus ojos (aunque la imagen ya la conozcas) y expectación por saber si el lugar cumple o no tus expectativas que, como suele pasar en estos sitios, seguro que están por las nubes. 
De pronto te asomas y poco a poco va apareciendo ante ti....
Algo típico es ir justo cuando abren, a las 5:30am, para "supuestamente" ver el amanecer.
Y digo "supuestamente" porque, en primer lugar,  a esa hora en Agra el amanecer ya ha empezado hace un buen rato. En segundo lugar porque el Taj está orientado al Norte y el sol no se ve por detrás del templo, sino a un lado, por lo que la imagen no es lo que se espera (o al menos yo esperaba).
Vamos, que ni punto de comparación con los amaneceres de infarto que pueden verse en Angkor Wat (Camboya) o en Borobudur (Java, Indonesia).
En mi opinión, la única ventaja de ir al amanecer es que puedes hacerte fotos sin decenas de personas detrás. Esta imagen es de una hora después de la apertura, donde ya era misión imposible no pillar a gente.
El edificio de arenisca roja es la entrada al recinto. Justo en frente, siguiendo el lago, se levanta imponente él: el Taj Mahal.
De lejos parece una ilusión óptica. ¿Es real? ¿De verdad estoy aquí?
El haberlo visto mil veces en fotografías parece hacer que, al llegar allí, poco te va a impresionar o, al menos yo, tenía esa percepción antes de ir.
Pero no. No decepciona. Al contrario, no puedes dejar de mirarlo, rodearlo, analizarlo, disfrutarlo, fotografiarlo... es un imán del que cuesta despegar la mirada.
 Llegar a su base y subir hasta poder tocarlo con tus propias manos es impresionante.
Construido íntegramente en mármol blanco y decorado con miles de piedras preciosas y semipreciosas.
Otro sueño viajero cumplido.
En una palabra: MARAVILLOSO
En los laterales del Taj, están estos dos templos idénticos. 
Uno de ellos actualmente se utiliza como mezquita.
LA HISTORIA DEL TAJ MAHAL
El emperador Sha Yahan construyó este mausoleo en memoria de su tercera esposa, Mumtaz Mahal "la elegida del palacio", la cual murió al alumbrar a su décimocuarto hijo en 1631. La construcción del Taj comenzó al año siguiente y, aunque se dice que se terminó en 8 años, el complejo entero no se completó hasta 1653. Más de 20.000 personas participaron en su construcción.
El emperador proyectó otro Taj Mahal idéntico en mármol negro para que fuese su propio mausoleo tras su muerte, justo en frente, al otro lado del río Yamuna. 
Pueden verse las excavaciones desde la parte trasera del Taj. 
Jamás se construyó ya que poco después, Sha Yahan fue destronado por su hijo quién le impidió dicha construcción.
Sha Yahan entristeció tanto que él mismo se recluyó en el Fuerte Rojo, cercano al Taj, y pasó el resto de sus días mirando el Taj Mahal desde las ventanas del Fuerte.
Cuando falleció en 1966 fue enterrado junto a su esposa en el Taj Mahal.

En el interior, la visita es corta. Dos tumbas de mármol blanco en el centro que en realidad son unas réplicas de las auténticas que están justo debajo en un sótano. Está prohibido hacer fotos.

El Taj fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1983 y su aspecto es tan perfecto hoy como el día que se construyó (fue restaurado a principios del S.XX y limpiado minuciosamente en 2002 ya que se había amarilleado debido a la contaminación de la ciudad de Agra. Actualmente solo pueden acercarse al recinto vehículos eléctricos para evitar que se amarillee otra vez).





Como datos a considerar en un viaje por libre:                     - Que a nadie se le ocurra ir a visitar el Taj Mahal en viernes. pues el recinto cierra ese día.  - El Taj Mahal abre por la noche los días de luna llena. El número de visitantes es limitado y la entrada hay que sacarla con un día de antelación. 





AGRA FORT
Y siguiendo con la historia del Taj Mahal... el lugar en el que se encerró el emperador en sus últimos años de tristeza fue el Fuerte de Agra. Con un tuk tuk o una furgo se llega hasta el otro lado del río Yamuna.



 Con el Taj Mahal es fácil olvidar que Agra posee uno de los fuertes mongoles más bonitos de India. Si se visitan el mismo día, la entrada del Agra Fort, 300 rupias, sale por 50 rupias menos.
En el interior muchas dependencias construidas en mármol blanco, al igual que el Taj.
Desde varios puntos del Fuerte se ve a lo lejos el Taj Mahal. 
Desde aquí el emperador añoró a su esposa en sus últimos años.
Preciosa visita y genial la gente que te pide fotos, fotos y más fotos contigo.

LA CIUDAD DE AGRA
Poco puedo contar... paseé por unas horas por la zona del Bazar Sadar. Un local me dijo que no era seguro ya que muy poca gente hace turismo en la ciudad y en seguida me percaté de que sacando la cámara de fotos era carne de cañón para que la gente se acercase demasiado a mí. Lo mejor si paseas sola por Agra, es mimetizarse con el entorno y "no hacer de guiri". No tuve ni un solo problema. Es más, compré bastantes cosas a buen precio sin regatear demasiado pero reconozco que quizás fue el lugar más hostil de los que visité en India.

DISTANCIAS A/DESDE AGRA
Yo fui desde Jaipur. Hay unas 7 horas por carretera. (en tren son unas 5).
Desde Delhi la distancia es más corta, unas 3 horas en tren.
La estación de tren de Agra está increiblemente lejísimos de la ciudad, vamos, como que directamente está en otra localidad. Una hora y media me costó llegar en taxi. Es un dato a considerar si vas a viajar en tren.
De Agra a Varanasi hay varios trenes, a uno le cuesta unas 13 horas porque da rodeo y hace muchas paradas. Otro más directo llega en 9 horas.
Belleza infinita en Agra.
Imprescindible visita.

No hay comentarios :

Publicar un comentario