Descubriendo a los Toraja: día 1

Un viaje por la región de los Tana Toraja (tribu ancestral del centro de Sulawesi) es como introducirse en un documental cultural de lo más impactante. Los arrozales en terraza, donde los agricultores trabajan junto a sus búfalos, están salpicados por casas enormes con elaboradas pinturas y tejados en forma de barco.

Durante unos días recorrimos gran parte de esta región en moto. Muy seguro y recomendado.

La tribu tiene muchas tradiciones pero la principal es toda la parafernalia que montan en torno a los funerales.
La vida para los Toraja gira en torno a la muerte. Se pasan toda la vida ahorrando el dinero necesario para enviar a sus muertos al más allá como es debido. Sin los ritos funerarios adecuados, el alma del difunto provocará desgracias a su familia por lo que muchas se arruinan con el funeral y tardan años en volver a recuperarse. Esto crea la curiosa situación de que para enterrar al siguiente fallecido de la familia pueden pasar varios años y así se pueden acumular unos cadáveres con otros (el cadáver lo guardan en casa hasta entonces). 
Una invitación para visitar al fallecido es todo un honor. Si se acepta, no hay que olvidar dar las gracias al difunto y pedirle permiso para marcharte, como se haría con un anfitrión vivo.
Las ceremonias

ViSiTAS GUiADAS versus ViSiTAS POR LiBRE

El gran dilema cuando llegas a un lugar y te topas con agencias que organizan excursiones. Ummm, ¿la contrato o voy por libre?. Yo valoro de una forma especial lo de viajar por libre pero en algunos lugares y en ciertas circunstancias compensa contratar un guía. Hay veces que no se sabe cómo acertar! En esta entrada... ventajas e inconvenientes de ir con o sin guía.

VISITAS GUIADAS
Ventajas: 
- Principalmente la comodidad que supone no tener que preocuparte por nada. Te vienen a recoger, te llevan, te consiguen la entrada, te explican y te traen de vuelta.
- Se ahorra tiempo... sabes lo que quieres ver y vas directamente. En un viaje de pocos días es lo mejor porque el tiempo se aprovecha al máximo.
- Te enteras de todo! porque los guías saben un montón y no pierdes detalle del porqué de todo lo que te rodea. 
- La seguridad que transmite saber que viajas con alguien que controla la situación en todo momento.

Inconvenientes:
- Hacer un viaje con muchas visitas guiadas supone un presupuesto por las nubes.
- El estrés de lo pactado. Llegar a un lugar alucinante y que te digan que en 1 hora tienes que volver al bus, ufff, eso de llegar, hacer la foto e irte, a mí personalmente no me gusta nada.
- Alojarte y moverte por zonas que poco tienen que ver con la realidad del país. Tener la sensación de "haber estado" pero "no haberlo disfrutado".
- Formar parte del circo turístico que invade muchos lugares. Pasear esquivando a gente, seguir a la manada, no implicarte para nada con la vida local... Sentir que no eres un viajero, sino un turista del montón.

VISITAS POR LIBRE
Ventajas: 
- La libertad de llegar a un lugar y decidir si te vas inmediatamente o te quedas más tiempo, o incluso unos días. Además se pueden conocer lugares alucinantes que nadie visita. Sentirte un explorador y un privilegiado por ver cosas que pocos ven.
- Conocer la esencia real del lugar, formar parte de la vida de los locales, alojarte en sus casas o en los barrios más auténticos, hablar con ellos, comer donde comen ellos. En resumen: CONECTAR
- Se gana en experiencias de vida. Y eso no hay dinero que lo pague ni guía que te lo muestre. Que te pasen las mil y una y aprender a ver el lado bueno de absolutamente todo, para mí, es lo mejor de viajar. Luego no recuerdas cómo se llamaba la pagoda que te impresionó ni cual era la historia pero sí recuerdas las anécdotas y... viajando por libre ocurren constantemente.
- Necesitas un presupuesto bajo ya que solo pagas las entradas y los transportes públicos que te llevan hasta allí y te traen o el alquiler del medio de transporte.

Inconvenientes:
- En mi opinión el principal es que no te enteras ni de la mitad de las cosas porque nadie te las explica y en sitios muy remotos la gente no habla inglés lo cual es un tema a considerar porque no puedes ni preguntar.
- Sacarte las castañas del fuego tiene como inconveniente tener que preocuparte por todo: leer guías, controlar la información sobre horarios, accesos, entradas, temas de seguridad, fronteras, idioma, descargarte un GPS si vas con moto y un largo etc. que ni te planteas cuando vas con un guía.
- El tiempo que inviertes visitando lugares por libre es mayor. Entre que te pierdes y te encuentras mil veces buscando lo que quieres ver, te entretienes con cualquier cosa y demás... la visita se te puede ir de las manos. Es importante disponer de tiempo para ir por tu cuenta.
- Esa incertidumbre que te invade a veces sobre qué pasaría si... (si me pierdo, si me roban, si no me dejan entrar, si me echan, si me pasa algo....) porque no tienes a nadie al lado a quién reclamar ni pedir ayuda. 

EN CUALQUIER CASO, LO IMPORTANTE ES DISFRUTAR DE LO QUE SE VIVE, APRENDER DE LO QUE SE VE Y VOLVER CON MÁS DE LO QUE TE LLEVAS.


Visita guiada a la Calzada de los Gigantes (Irlanda del Norte) y Visita por libre a Kete Kesu (Célebes)
En ambas más feliz que una perdiz.

Rantepao

Desde Makassar cogimos un bus nocturno a Rantepao.
Sulawesi fue el único lugar de Indonesia en el que tuvimos la oportunidad de viajar de noche. El billete de bus cuesta 150.000 IDR, se coge en la estación central (está lejos del centro de Makassar, 1 hora en taxi) y tarda unas 9 horas en llegar. Los buses son increíblemente buenísimos. Alucinamos mucho con esto ya que la isla fue, junto con Borneo, la más subdesarrollada de todas. Bastante bien los transportes! (lo cual se agradece porque las carreteras son muy malas).

INFO ACTUALIZADA 2017:
Viajamos a Sulawesi en 2014, por aquel entonces estaban construyendo un aeropuerto en Rantepao para facilitar las comunicaciones con la zona Toraja. Hasta entonces solo se podía acceder en bus, tal y como fuimos nosotros.
Actualmente, ese aeropuerto ya está operativo, se pueden mirar los vuelos en Skyscanner para hacerse una idea y para cogerlos, yo lo haría directamente en la web de la compañía que es Caribbean Star Airlines, el aeropuerto se llama Toraya y el código es TTR, tarda 50 minutos. Una opción a considerar para ahorrarse las 9 horas de bus.

Nada más llegar preguntamos en varios alojamientos y finalmente nos quedamos en el "Wisma Monika".
No es que lo recomiende pero estábamos tan cansados del viaje que cualquier cosa nos venía bien, elegimos este casi por azar. Sencillo y barato.

Rantepao no tiene nada en especial pero es un lugar cómodo y a tiro de piedra de casi todos los puntos de interés. 

Desde allí se organizan visitas guiadas para ver los alrededores y los funerales de la tribu Tana Toraja. Como alquilaban motos y el GPS en Bali nos funcionó genial, preferimos ir por libre a las aldeas para

Makassar

Hasta 1.999 conocida como Ujung Padang. Actualmente ese nombre solo lo tiene el aeropuerto; la ciudad es Makassar.
La llegada al aeropuerto fue apoteósica. Éramos los únicos turistas y en cuanto salimos de recoger las mochilas todo el mundo se lanzó hacia nosotros como si fuésemos famosísimos.
Decenas de ventanillas con mujeres gritando que sacaban medio cuerpo fuera para saludarnos, taxistas que venían en masa a darnos la mano...
Nada más llegar supimos que el destino prometía.
Cuando saqué la cámara para inmortalizar el momento surrealista se cortaron y se metieron en sus casetas.

Llegamos sin alojamiento pero ese mismo día en Lombok tuvimos acceso a Intenet y nos guardamos la dirección de un hostel que estaba céntrico y tenía disponibilidad. El "Wisma Red". NO VAYÁIS NUNCA.
Nadie conocía ese hostel, el taxista dio mil vueltas a la ciudad preguntando a todo el mundo que se encontraba, era de noches y casi no había gente por la calle. Tras dos horas dando vueltas lo encontramos en un callejón. En la cochambrosa entrada: fotos sospechosas, decoración chunga y un olor raro... Pensando que simplemente era un lugar extraño, subimos a ver la habitación y huimos despavoridos!! Aquello era un burdel chungo pero chungo chungo...
Cuando ya nos veíamos en la calle, apareció

Isla Célebes / Sulawesi

Más conocida como Célebes (Sulawesi es el nombre oficial en bahasa indonesia). Está situada entre Borneo y las Molucas. Poco, muy poco visitada por el turismo.

Si, por su peculiar forma de K, parece una locura en el mapa, el viajero ni se imagina lo que es en vivo y en directo.

Famosa por sus arrecifes de coral pero sobre todo por su cultura ancestral de tribus que han estado totalmente aisladas del resto del mundo hasta bien entrado el S.XX debido a la espectacular topografía del terreno.

Recorrida por tierra totalmente por libre desde Makassar, subiendo hacia el centro y pasando por Palopo hasta Rantenpao y de ahí, varios días en moto perdidos entre las tribus de los Toraja.

Quizás no sea el más bonito pero sí es el lugar más impactante que he visitado nunca.

Bienvenidos a un documental cultural digno de un especial del National Geographic...
...bienvenidos a Sulawesi

Lombok y la Línea de Wallace

Pasamos un día en Lombok barajando las opciones para continuar el viaje.
 Llegamos en ferry desde las islas Gili hasta el puerto de Bangsal.

Plus de peligrosidad en el puerto de Bangsal: Alucinante la cantidad de gente que te espera para "ayudarte" a bajar el equipaje del ferry. Alguna mochila/maleta suele desaparecer. Íbamos prevenidos y aun así nos las quitaban de las manos para bajarlas ellos. Se supone que simplemente quieren propina pero, tanto en la Lonely como en foros, se alerta sobre la cantidad de robos al llegar.
A pesar de la cercanía con Bali, en cuanto a paisajes nada tiene que ver con su vecina. Esto es por un fenómeno muy curioso:

LA LÍNEA DE WALLACE: esta línea imaginaria marca un límite biogeográfico que separa los continentes de Asia y Oceanía. Aunque oficialmente toda Indonesia pertenece a Asia, desde aquí nuestro viaje transcurrió, biogeográficamente hablando, por Oceanía. Y es que la fauna y la flora son totalmente distintos entre unas islas y otras a pesar de su cercanía. Es decir, las características de Lombok, por ejemplo, son mucho más similares a las de Australia que a las de la cercana Bali.
Aquí el mapa ilustrativo.

Lombok tiene muchos atractivos, entre ellos el volcán Rinjani. Nos quedaba una semana de viaje y como ya habíamos visto varios volcanes y disfrutado de la playa, quisimos hacer algo totalmente distinto así que, tras un paseo por Bangsal, cogimos un taxi y nos fuimos directos al aeropuerto de Praya, en el centro de la isla. 100.000 IDR.
AEROPUERTO DE PRAYA: Ummmm qué hacemos? Las opciones eran muchas. Papúa era la gran tentación pero los vuelos eran muy caros y una vez allí habría que tirar de tours organizados que encarecen más el viaje porque es todo muy salvaje (tal como nos sucedió en Borneo). Flores y Kómodo eran otra opción pero ante el miedo de ver ambiente guirilander, dado que es una de las excursiones estrella desde Bali, la descartamos. La cosa se quedó entre Sumatra y Sulawesi (antes conocida como Célebes).
Y aquí fue cuando nos dejamos guiar por los consejos de una sabia y buena amiga que, antes de emprender el viaje, nos contó maravillas de la alternativa isla Sulawesi en la que casi nadie se detiene: tribus, costumbres ancestrales y arquitectura única en el mundo... En cuanto vimos que los vuelos eran asequibles nos acabamos de convencer. Ya puestos compramos también el de vuelta a Jakarta desde allí. Total de los 2 vuelos: 80 euros por persona.
Preparados, listos... destino Makassar!

De las Gili a Lombok

Llegar a las Gili desde Bali por libre en ferry público no fue fácil porque desde Bali todo está montado con tours. Pero salir por libre de las Gili hacia la cercana isla de Lombok es bastante cómodo porque no hay gente a la caza del turista y, al ser islas tan pequeñas, se localiza rápidamente la ventanilla en la que se venden los billetes.
Un ferry público de Gili Meno al puerto de Bangsal (Lombok) cuesta 12.000 IDR por persona. Los ferrys privados valen 100.000 IDR,
Los ferrys seguros no son, para qué voy a decir otra cosa. Este día el mar estaba muy revuelto, en la barca íbamos A TOPE de gente (porque los públicos no salen hasta que ya no cabe nada ni nadie más) y aquello se movía que parecía que en cualquier momento íbamos a volcar.

Fueron unos días especialmente malos. Los barcos salían hacia Lombok pero hacia Bali se cortó todo el tráfico marítimo durante 2 días. Justo este día sucedió el accidente de la barca que se hundió al salir de Lombok hacia Flores y en el que iban dos parejas de españoles; unos se salvaron, a los otros no los encontraron. Nosotros nos enteramos de esta terrible noticia días después y no nos extrañó nada que de cuando en cuando pasen cosas así. 
Los ferrys de Indonesia tienen mala reputación por la cantidad de accidentes que suceden en TODOS: públicos y privados (los del accidente iban en privado con un tour organizado). 

Buceando con tortugas

Uno de los encantos principales de las Gili son las tortugas marinas. 
Esta foto no es mía pero representa perfectamente la realidad del fondo marino de estas islas.

En Gili Meno hay un centro de protección en el que recaudan fondos para protegerlas y tienen una piscina con pequeñas tortugas que cuidan hasta que ya no son tan susceptibles de morir en libertad.
Hay muchísimas en el mar pero verlas en estado salvaje no es tan sencillo como parece...El primer día haciendo snorkel libremente no conseguimos ver ninguna. Ante el miedo de irnos de las Gili sin ver tortugas, contratamos una excursión para hacer snorkel con un guía en una zona en la que ellos saben que hay muchas y te llevan en barco a verlas y nadar con ellas. 
Precio de la excursión contratada allí mismo: 150.000 IDR por persona.


El submarinismo que hicimos en el Mar de la China Meridional en las costas de Vietnam nos dejó el listón demasiado alto (y eso que allí tortugas no había) por lo que el fondo marino de las Gili no nos deslumbró que digamos.
Sí que se ven muchos pececillos de colores, algo de coral y con suerte alguna tortuga.



En el barco fuimos con un grupo de unas 7 personas, llegamos a una zona en la que había varios barcos más. Nos tiramos al agua, los guías se llamaban unos a otros para avisar de dónde había tortugas, nos hacían una señal y allí acudíamos todos en manada a verlas. Vimos varias. Preciosas pero rodeadas de gente como nosotros. 

Yo con esto ya me dí por satisfecha, es emocionante verlas en estado salvaje.

Aunque ni punto de comparación con lo que estaba por llegar...

Tras esta excursión, el resto de días continuamos haciendo snorkel a nuestro aire en la playa. 
De pronto un día, solos en el mar, una tortuga inmensa, de más de 1 metro, apareció ante mis ojos. El agua ese día estaba un poco turbia por lo que no la vi hasta que no la tuve en frente. Me impresioné tanto que subí a la superficie y cuando fui consciente de lo que estaba ante mi, avisé a Raúl y volví a bajar con ella.
Nadamos a su lado todo el tiempo que quisimos. Acompañarla hasta la superficie cada vez que subía a respirar y bucear junto a ella sintiendo las ondas del agua que ella producía con sus aletas fue una de las experiencias más bonitas que he tenido en mi vida.
Fue como si apareciese en el momento justo solo para nosotros.
Raúl la iba siguiendo con la mano rozando su cascarón y yo estaba tan impresionada que lo único que podía hacer era mirarla. Una pena no tener cámara acuática.
Cuando nos cansamos, simplemente la dejamos ir.

Acabar con este atardecer ya fue la guinda de un día inolvidable.
La experiencia de toparme de una forma tan fortuita, mientras hacía snorkel, con la tortuga gigante de las Gili para mi fue lo mejor del viaje. Ni en el mejor de mis sueños existía este paraíso.
Un trocito de nosotros se queda para siempre en Gili Meno.