Dambulla Caves

SERENDIPIA: dícese del descubrimiento o hallazgo afortunado e inesperado que se produce cuando se está buscando otra cosa distinta. 
Casualidad, coincidencia.

En general, este término podría aplicarse a nuestro viaje a Sri Lanka  porque ha sido un destino distinto a lo que conocíamos de Asia. Pero más concretamente a las cuevas de Dambulla. No habíamos visto fotos con anterioridad y apenas conocíamos nada.

A punto estuvimos de saltárnoslo (porque considerábamos que lo más importante del Triángulo Cultural ya lo habíamos visto, y encima íbamos de paso y con poco tiempo).
Hubiese sido un gran error! Para mí... el lugar culturalmente más valioso del país.


CÓMO LLEGAR A DAMBULLA: Como en todo el triángulo cultural, muy recomendado desplazarse en bus público desde cualquier ciudad cercana. Nosotros lo hicimos desde Sigiriya40 rupias por persona. Tarda 1 hora.


Simplemente paramos en Dambulla de camino a Kandy para subir a ver las cuevas. No nos alojábamos allí por lo que hacer la subida y la visita con las mochilas grandes a cuestas suponía un problema.
En cuanto nos bajamos del bus bastó con preguntar un lugar para dejar las mochilas y ahí mismo, en el local o lo que fuese aquello que estaba más a mano... nos dijeron que por (100 rupias cada una - unos 60 céntimos de euro) nos las guardaban ahí mismo en un rincón del pasillo. En estas situaciones al principio cuesta fiarse pero nunca hemos tenido problemas por confiar en la gente del sudeste asiático.
Es una de las cosas que más me gustan de viajar por aquí.

Pillamos un tuk tuk para que nos acercase a las cuevas. Están a 2km del centro de Dambulla.
Y al llegar a la entrada nos encontramos con este adefesio.
No sabría describirlo.... entrada fea como ella sola. Me pareció como una extraña mezcla entre un buda de cemento a lo Disney sobre un mono monstruoso con dientes, o algo así. Además, una fila de maniquíes disfrazados de monjes budistas y unos elefantes de cartón piedra. Un conjunto de lo más siniestro. Les faltó poner un cartel con luces de neón anunciando las cuevas a mano izquierda.
La entrada a las cuevas vale 1.500 rupias. El precio más económico de todo el triángulo cultural.
La entrada al Golden Temple es gratis (bastante feo también por dentro),
Preparados, listos, comienza la subida!
Los monos acechan por doquier. Cuidado con llevar comida.
En lo más alto, unas vistas preciosas de un manto verde de montañas. 
Al frente, la entrada a las cuevas. Hay que descalzarse ahí mismo para hacer todo el recorrido. Recomendable llevar calcetines porque el suelo arde y está lleno de piedrecitas. Nosotros no llevamos y los echamos en falta.
Hay cinco cuevas separadas y comunicadas por este pasillo cubierto.
Todas ellas contienen unas 150 estatuas y pinturas de Buda impresionantes. Las más antiguas se crearon hace unos 2000 años y con el paso de los siglos, los sucesivos reyes fueron contribuyendo a esta preciosa colección de arte.
Los interiores nos dejaron sin palabras. No pensábamos visitar Dambulla, ni siquiera sabíamos muy bien qué había en las cuevas y este sitio fue "nuestro gran descubrimiento" y la gran sorpresa del viaje. Todo, pinturas y esculturas, están en perfecto estado a pesar de su antigüedad.
Tres de las cuevas son pequeñas pero hay dos enormes. La segunda, concretamente, me pareció la más espectacular.
Entre la subida a las cuevas, la visita y la bajada (todo ello con calma), la visita dura una hora y media aproximadamente.
Como viajera previsora que se documenta y prepara bien los destinos a visitar (aunque luego acabe improvisando la ruta entera jeje) reconozco que, a veces, no mirar prácticamente nada del lugar es lo mejor para llevarte geniales sorpresas como me ocurrió aquí. Fue la única serendipia que tuve en Sri Lanka, por lo que le doy un 10 a esta visita.
Vuelta en tuk tuk al lugar donde nos guardaban las mochilas y a por el autobús que nos llevaría a Kandy. 
Los autobuses paran en muchos puntos (la mayoría sin señalizar) así que lo mejor es peguntar a alguien. El bus a Kandy cuesta 180 rupias y se tarda unas 2 horas en llegar.

No hay comentarios :

Publicar un comentario