Básicos de Roma

Para leer la entrada principal sobre nuestro viaje a Roma clica aquí.

Visitamos Roma durante 4 días completos, dedicamos los tres primeros a visitar "los básicos" de la ciudad, y el cuarto día lo dejamos para otras visitas o cosas pendientes de ver.

Siguiendo la Lonely Planet, dividimos nuestra estancia en Roma en tres zonas (una para cada día):
1. San Giovanni y Zona Antigua - 2.Vaticano y Trastevere - 3. Panteón y Plazas míticas
Aclarar que, en cada una de las zonas hay decenas de cosas más que ver pero voy a intentar sintetizar lo básico (de ahí el título del post).


- DÍA 1: para visitar el barrio de San Giovanni y la zona Antigua (Coliseo, Foro Romano, Museos Capitolinos...)

Dada la situación de nuestro hotel, comenzamos visitando el barrio de San Giovanni (al sureste del centro). Su principal punto de interés es la Basílica di San Giovanni in Laterano (entrada gratuita), primera basílica construída en Roma (año 324) y, durante más de mil años, el templo más importante del cristianismo. Es la catedral oficial de la ciudad.
Inmensa (aunque en la foto no lo parezca) unas proporciones que no se
aprecian hasta que no estás allí (las estatuas, que se ven en lo alto miden 7 metros de altura)




Contigua a la basílica, está el Palazzo Laterano que fue la residencia del Papa hasta que se trasladó al Vaticano en 1377. Delante, se encuentra el obelisco más antiguo y más alto de la ciudad.

En el barrio destaca también el Santuario della Scala. En el S.IV, se trasladó de Jerusalén a Roma la Scala Sancta, la escalera por la que supuestamente subió Jesús al palacio de Poncio Pilato.
Actualmente miles de peregrinos remontan esa subida de rodillas dedicando una plegaria en cada unos de sus 28 peldaños.







Dejando atrás el barrio de San Giovanni y acercándonos al centro antiguo de Roma, está él... su icono y una de las nuevas 7 maravillas del mundo moderno: El Coliseo.
 Por diferentes blogs que leí antes de viajar a Roma, se recomienda comprar con antelación las entradas, nosotros no lo hicimos y a ver... tuvimos que hacer cola (las taquillas están entre el Coliseo y el Foro Romano) pero no fue para tanto teniendo en cuenta que esperamos una media hora en temporada altísima (fin de año).
Es un ticket que cuesta 12 euros e incluye la visita al Coliseo, Foro Romano y al Palatino; es válido para 2 días, algo muy práctico ya que todo esto cierra pronto, a las 15:30, y si quieres hacer las 3 cosas el mismo día hay que ir rapidillo  (eso sí, no se puede repetir visita, si por ejemplo entras al Coliseo, al día siguiente ahí ya no puedes volver).


 El Arco de Constantino no formaba parte del Coliseo pero está justo al lado. Conmemora la victoria de dicho emperador en el año 312.



El Coliseo es, además de su icono, el monumento más fascinante de Roma.
Innaugurado en el año 80 d.C., se fue deteriorando con la caída del Imperio Romano y, más tarde, fue utilizado como cantera para obtener mármol y travertino.
A mi parecer, mucho más imponente por fuera que por dentro.
Eso sí, es visita indispensable. Cómo ir a Roma y no visitar el interior del Coliseo?


Ante sus 50.000 asientos divididos en 3 niveles según el caché de los espectadores, los gladiadores se enfrentaban en combates a muerte y los prisioneros condenados, luchaban contra bestias salvajes delante de un excitado público ávido de sangre.




Especialmente llamativos son los restos de capiteles de columnas de grandes dimensiones.






El Foro Romano era el espacio urbano central de la Roma Antigua. Indispensable pasear por la Via Sacra (avenida principal) y, echando un poco de imaginación, imaginar, a partir de las ruinas, la cantidad de basílicas y templos de la Roma más opulenta de la época.

Realmente impresionan las dimensiones de este conjunto histórico. Construcciones que llevan en pie casi 2000 años... casi nada. Pura historia.
 Importante llevar un plano del lugar, puesto que no está bien indicado qué es cada construcción.

La famosa Columna de Trajano. 

Concluída en el año 113, es una columna de 30 metros de altura que se compone de 18 enormes bloques de mármol. El friso en relieve (una auténtica obra de arte) da 23 vueltas a la columna y en él, talladas, se reflejan las victorias de este emperador.

Si se visita por la tarde-noche está iluminada y la verdad es que merece la pena porque se aprecian mejor los relieves.


 Il Vittoriano puede despertar admiración o rechazo, como les ocurre a muchos romanos, pero es imposible ignorar este enorme monumento de mármol blanco que se alza en la Piazza Venezia.





Museos en Roma hay para aburrir, pero ninguno como los Museos Capitolinos. Datan del S.XV y son los museos nacionales más antiguos del mundo. Albergan una de las mejores colecciones de escultura clásica de Italia. La entrada cuesta 11,50 euros.


 Una de las piezas más populares: "La loba capitolina" (en la zona de arte etrusco)

Muy cerca de la zona antigua también está el famoso Moisés de Miguel Ángel en la Basílica San Pietro in Vincoli pero, al no considerarlo un "básico" lo traslado a la entrada de "Roma para culturetas" (próximamente)

- DÍA 2: dedicado al Vaticano y por la tarde/noche al Trastevere.

Visita guiada Vaticano: Museos Vaticanos, Capilla Sixtina y Basílica de San Pedro: importante reservar con antelación (si se va sin reserva previa, las colas son de unas 3 horas en temporada alta). Miramos muchas webs que ofrecían la entrada sin colas y visitas guiadas. En resumen:
- getyourguide: es la que ofrece mejores precios, unos 42 euros/persona, pero tiene malísimos comentarios (muchos hablando de estafa) que nos hicieron desconfiar.
- disfrutaroma.com o enroma.com: ambas tienen muy buenas valoraciones y mismo precio 55 euros/persona.
Nosotros optamos por la web disfrutaroma.com  La web funciona genial y ofrecen instrucciones muy concretas sobre el punto de quedada, en qué consiste el tour, etc... da confianza y, una vez allí... lo valoramos muy bien.

El tour comenzó a las 8:15 y nuestro guía fue Tomás (al que le damos un 10). Visitamos el Vaticano el 31 de diciembre que, tal y como nos dijo el guía... es el peor día del año para hacerlo! jaja así que, por favor, evitadlo... (cierra a medio día por lo que las visitas se acumulan por la mañana, además de que en esas fechas, Roma está a tope de turistas). Luchamos con mareas y mareas de gente, fue bastante agobiante y, de haberlo sabido, hubiésemos escogido otro día.

Si se va por libre el mejor consejo es ir cuanto antes. Eso sí... una visita guiada merece muchísimo la pena aunque tiene una enorme pega... y es que no puedes ir por donde te da la gana. Muy a mi pesar, me perdí ver el Laoconte y la famosa escalera de caracol porque la visita no podía abarcarlo todo. Le supliqué al guía poder ir a verlo por libre (me faltó ponerme de rodillas) pero... era imposible, me hubiese perdido todo lo demás. Punto negativo pero por lo visto, en una mañana... todo no se podía.
Para mí, la pega de la visita guiada es que al ir al ritmo que marca el guía, una vez que sales de los museos vaticanos ya no puedes volver a verlos por tu cuenta para dedicarle tiempo a lo que no has podido ver. Aun así, valoro la visita guiada como "indispensable".

Lo primero que visitamos fueron los Museos Vaticanos, pero antes de entrar nos explicaron en varios paneles la historia de la Capilla Sixtina, cómo Miguel Ángel llegó a pintarla y cómo lo hizo. La Capilla Sixtina se visita al final de los Museos, pero los guías explican esto antes de entrar porque, una vez en la Capilla está prohibido hablar.
 
Bueno, lo de entrar a los Museos Vaticanos es como meterse dentro de un libro de arte.
Alucinante, de verdad que sí. La cantidad de detalles, historias míticas, mapas hechos sin ningún tipo de herramienta cartográfica (y que se asemejan muchísimo a la realidad), frescos de genios de la antigüedad... una maravilla de lugar. No puedo entender cómo no había venido antes aquí.


Especial ilusión me hizo estar frente a este mítico fresco de Rafael de principios del Siglo XVI.
"La escuela de Atenas" es un fresco que se estudia en profundidad en Historia, Arte y Filosofía.



Las dimensiones de los Museos Vaticanos son tales (7km de exposiciones), que serían necesarios varios días para disfrutar de todas las estancias, por esto decía antes que es importante llevar un guía que te explique la historia de todo lo que ves.

La visita de una mañana se me hizo cortísima.

La Capilla Sixtina es la estancia más famosa de los Museos Vaticanos.
Imagen relacionada

Prohibido hablar y hacer fotografías. Esta la he sacado de Internet.
Preciosa pero más aun si conoces la historia de todo lo que te rodea. Una historia entre anecdótica, reivindicativa y disparatada de un genio inigualable: Miguel Ángel.
(me pongo como pendiente escribir una entrada sobre esto)

En la visita guiada, por último se visita la Basílica de San Pedro en la que, ya tranquilamente porque luego puedes quedarte por libre, puedes seguir con la boca abierta.
No hay que ser un experto en arte para saber que pocas (o ninguna) son comparables a esta basílica, una de las catedrales más grandes, ricas y espectaculares jamás construidas.  IMPRESIONANTE.
Desde sus dimensiones, pasando por "La Piedad" de Miguel Ángel, la estatua de San Pedro o el Baldaquín de Bernini sobre el altar papal.

 Una vez que sales al exterior y te alejas un poco de la entrada, la fachada no es menos impresionante.
Es todo tan grande que no parece grande.
Para hacerse una idea, las columnas miden casi 30 metros de alto.





La plaza de San Pedro fue diseñada por Bernini. Otra de sus maravillas.



Nuestra opción para acabar el día fue bajar al Trastévere. que también queda al otro lado del río Tíber.
 


El TRASTÉVERE, bonito y animado barrio repleto de bares y restaurantes que atraen a un colorido repertorio de turistas.

La visita a la Basílica (la más antigua de Roma) es gratuita.




Y esta fue nuestra cena de Nochevieja.
La cena de Nochevieja en un restaurante en Roma puede costar desde 10 euros por persona (nuestra opción low cost) y de ahí para arriba lo que te quieras gastar. Abundan los sitios de medio-alto presupuesto.





- DÍA 3: lo dedicamos para visitas al aire libre: plazas, (Popolo, España, Navona, Fontana Trevi...), el Panteón y el puente de San Angelo.

Comenzamos por la Plaza de Roma que está más al norte de la ciudad para ir bajando andando e ir viendo el resto.

Plaza del Popolo: famosa por ser muy grande, por su obelisco y por la iglesia que alberga dos lienzos de Caravaggio y varias telas pintadas por Bernini.
 Plaza de España.
Una visita como cualquier otra que acabó convirtiéndose en nuestro momento estrella del viaje.

Lo más bonito de la plaza es la escalinata.

Cual fue nuestra sorpresa, cuando al acercarnos aquel 1 de enero de 2017, nos sorprendió un espectacular concierto de año nuevo al aire libre.

Como dije en la anterior entrada... en el "top ten" de mejores experiencias viajeras.
Orquesta sinfónica con soprano incluída... piel de gallina en lo que para mí fue el mejor momento del viaje. 
Aquí una pequeña muestra de lo que fue más de una hora de música en directo en uno de los rincones más especiales de la ciudad. 



Desde la iglesia que corona la escalinata hay una bonita panorámica.



Y por dentro, para gente poco entendida de arte como nosotros, pues sin más. La entrada es gratuita.





 Plaza Navona:   Con fuentes ornamentadas de estilo barroco y un colorido repertorio de artistas callejeros, vendedores ambulantes y turistas. Es la plaza más emblemática de Roma.
 La fuente central es obra de Bernini y resulta muy entretenido ir descifrando las alegorías que quiso representar en honor al Nilo, al Ganges, al Danubio y al Río de la Plata.
 
 Muy cerquita de la plaza Navona... una recomendación para hacer una parada y probar las mejores pizzas de Roma en.. la famosísima pizzería Baffetto.

Que nadie se espere un súper restaurante. Es más bien un bar de los de toda la vida en el que las mesas están tan apretadas que no es extraño compartir mesa con más gente. Los precios son bastante buenos y, lo famoso serán las pizzas, pero ojo al tiramisú! (el mejor que he probado nunca).
 Fontana de Trevi: otro de los iconos de Roma con su fuente más grande y famosa.
Conjunto escultórico de figuras mitológicas, caballos salvajes y cascadas de roca.

Con la turistada de tirar la monedita al agua... se recaudan al día unos 3.000 euros nada más y nada menos! Desde 2012 es delito coger monedas de la fuente.
Lo que se recauda se dona a Cáritas.

Misión casi imposible, conseguir una foto sin que salgan decenas de personas detrás.
Muy recomendable volver para ver la fuente con la iluminación nocturna.

El Panteón: Para mí, lo más impresionante de Roma. Entrada gratuita.
 Es el monumento antiguo mejor conservado de Roma. Casi 2.000 años lleva en pie (desde el año 120)  En su origen fue un templo y actualmente está reconvertido en iglesia. Durante siglos ha cautivado por su revolucionario diseño y su singular cúpula.
La cúpula se considera el mayor logro arquitectónico de Roma, fruto de una simetría de gran precisión (en masa, es la más grande del mundo). El diámetro es igual a la altura del edificio, unos 43 metros.
 El interior es de mármol y, con la luz que entra por el óculo de la cúpula, parece inmenso.
 Alberga las tumbas de varios reyes y del artista Rafael.

 Puente de San Angelo
No es que sea un básico de la ciudad... pero es bonito.
Ubicado cerca de Ciudad del Vaticano por lo que también puede ser buena combinación visitarlo el mismo día.
Contruído por un emperador en el año 136 pero fue, en 1668 cuando Bernini le dio vida con sus esculturas. 
Y por último, incluyo algo que para mucha gente entraría en los "Básicos de Roma".. La Boca de la Veritá (o de la verdad), enorme máscara de mármol, de la que se cuenta que mordía la mano de aquel que mentía.
Está situada en la pared exterior de la Iglesia de Santa María in Cosmedin.

Alucinante las colas que se forman para hacerte una foto! cuando fuimos nosotros, ya de noche, había como 1 hora de espera. Evidentemente no hicimos la cola ni tampoco entendimos el que la gente la hiciese cuando se puede hacer la foto perfectamente desde la calle sin tener que esperar nada.

Con la de cosas preciosas que tiene Roma, para mí esto no es, ni de lejos, un básico, pero visto la cantidad de gente que había... lo incluyo por si a alguien le pudiese interesar.

- El DÍA 4 lo dedicamos a realizar "visitas culturetas". 
En Roma hay cientos de obras de arte repartidas por iglesias perdidas y poco visitadas de aquí y de allá (el Moisés de Miguel Ángel, las pinturas más famosas de Caravaggio, obras preciosas de Bernini...)

Próxima entrada.... "Roma para culturetas".

No hay comentarios :

Publicar un comentario